Los fallos más comunes en una tienda online

tiendaonline_0

¿Quién no ha pensado alguna vez en contar con una tienda online? En muchas ocasiones oímos de algún conocido que apostó por este tipo de negocio y le ha funcionado muy bien. Y a continuación cuando nos hablan del mucho dinero que está generando su negocio, pensamos… Yo también quiero vender por Internet. Es cierto que las ventas por Internet han crecido una barbaridad durante los últimos años. Y también es cierto que las impresionantes cifras de ventas no tienen pinta de bajar. Es en definitiva, un modelo de negocio en alza.

Pues bien. Mucha gente decide que va a vender un tipo de producto y apuesta por contratar a alguien para que le diseñe una tienda online. Muchos comercios online terminan fracasando. Y no porque el producto sea de mala calidad o el nicho de mercado esté mal explotado. Analizamos, los que a nuestro juicio ,son los fallos más comunes en una tienda online.

Los fallos más comunes en una tienda online

1.- Dar un mal servicio del producto vendido. Es importante ofrecer un buen servicio. Comprar online sigue generando desconfianza. Especialmente en lugares como España. Un producto tiene que estar bien embalado y en óptimas condiciones.  Si ganas una reputación negativa o poco profesional, entonces es muy probable que ese cliente no vuelva. Y no sólo eso, quizás un día te encuentres con una crítica negativa de tu tienda.

2.- Retrasos en las entregas. La gente valora un servicio rápido. Si en tu web dice que el producto llega en 48 horas, no te demores. A los clientes, a los comprados online, si hay algo que les gusta es un servicio de transporte rápido y eficiente.

3.- Las descripciones y opciones de compra no son claras y son incompletas. Cuando alguien buscar un producto en Internet tiene que tener la información «mascada». Es decir, que no se sienta en la obligación de enviar preguntas al servicio de atención al cliente o al teléfono de contacto. A la gente le gusta llegar, buscar, encontrar y comprar. Todo lo que esté relacionado con tallas, colores, capacidad o calidades, tiene que estar bien indicado. Muchos se marcharán sin comprar.

4.- No contar con precios competitivos. La gente en Internet navega mucho y busca todo tipo de información. Y hay muchas tiendas online. De modo que la gente se quedará con el precio más económico si tiene que elegir entre dos o más tiendas parecidas.

5.- Que la tienda no sea fácil de usar. A la gente le incomodan las webs complicadas de usar o difíciles a la hora de encontrar un producto o pagarlos. No mareéis mucho a los posibles clientes. Dárselo todo fácil. Que en pocos clicks puedan realizar y pagar su compra.

6.- Informar sobre condiciones, garantías, pago y transporte. Esto es muy importante y fundamental. En toda tienda, tiene que haber una página (por lo menos) en la que se informe sobre las condiciones de pago, tipos de pago, opciones y formas de transporte y una política de garantías. Es muy importante transmitir esa confianza en el consumidor a través una información completa y clara.

7.- Trabajar el marketing de tu tienda. Para vender por Internet no basta con tener una tienda online y olvidarte. Hay que poner en marcha una campaña de marketing. Si no te encuentran, no creo que te compren, la verdad. Así que habrá que trabajar en posicionamiento, redes sociales y, si cuentas con un blog, en una buena campaña de marketing de contenidos.

 

 

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest