Creative commons, ¿qué son y para qué sirven?

creative commons

Las nuevas tecnologías e Internet han traído consigo un enorme cambio tanto para la sociedad como para el mundo jurídico. En este último nos referimos a aquellos casos en los que se trata de licencias y temas relacionados con los derechos de autor.

Esto es consecuencia de la gran cantidad de datos que pueden producirse al día, ya que llegados a un punto es imposible tener cierto control sobre toda la información con la que tratamos o se origina, además de proteger los derechos de autor de todas las publicaciones y contenidos.

A raíz de todo ello, se dio paso a la creación de un nuevo modelo dentro del copyright, en este caso las licencias creative commons, de las cuales trataremos a continuación.

Licencias creative commons

creative commons

Este tipo de licencias surgieron en el año 2001, siendo parecidas al copyright, pero son una versión más actual, que se originó con el concepto de tratar con los problemas que los derechos de autor pueden conllevar y que han aparecido a causa de la aparición de las nuevas tecnologías.

Consiste en diferentes tipos de licencias que valen para compartir creaciones intelectuales como contenido multimedia o softwares a terceras personas. Las creative commons sirven para que el que ha creado la obra o contenido, pueda decidir las condiciones de uso por las cuales se puede utilizar su contenido que publica. Aún debido a todo esto, hay que tener en cuenta que no puede ser revocada.

En conclusión, las creative commons es una organización que permite a la gente publicar sus obras creativas bajo una licencia que permite más flexibilidad que “todos los derechos reservados” que vienen por defecto en las leyes sobre derecho de autor.

Hay que tener constancia, de que una vez se ha publicado una obra para el público, no hay vuelta hacia atrás y se pierden los derechos de autor sobre ella.

Tipos de licencias creative commons

Si se quiere utilizar una canción o una imagen dentro de nuestra web o blog, debemos tener en cuenta que no esté acogida a las creative commons. En caso de que así sea, debemos percatarnos del tipo de licencia que ha elegido el autor y para qué intenciones podemos utilizarlas o no.

creative commons

    • Reconocimiento → las obras que cuenten con este tipo de autoría, están protegidas bajo los derechos de autor, por lo que deberemos de aludir o citar al autor.
    • No comercial → en el caso en que una obra haya escogido esta licencia, se debe tener en cuenta que no puede ser utilizada para fines comerciales.
    • Sin obras derivadas → en ningún momento podemos cambiar la obra, para producir una obra derivada.
    • Compartir igual → es el caso en el cual podemos fundar una obra derivada, siempre y cuando se mantenga la misma licencia a la hora en que sea divulgada.

Cada una de estas licencias es posible que las encontremos expresadas de 3 formas distintas:

  • Commons deed → se trata de un resumen del texto legal
  • Legal Code → consiste en el código legal completo
  • Digital Code → código digital el cual puede leer la máquina y que sirve para que otros motores de búsqueda y otro tipo de aplicaciones reconozcan un trabajo.

Problema de las imágenes y las licencias de uso

En la mayoría de los casos las dudas dentro del ámbito digital pueden llegar a surgir en el momento en que pensamos en los derechos de uso, a la hora de utilizar imágenes para una web o un blog.

En cualquier caso que tengamos que recurrir a una obra ajena, es importante tener en cuenta una buena manera para evitar problemas legales. En este caso, aparte de fijarnos en el tipo de licencia que tiene, debemos acudir a bancos de imágenes que sean gratuitos, como por ejemplo Free Images, Pixabay, Flickr, Freepik, etc. Con este tipo de páginas, nos aseguramos que la publicación de la imagen, ya sea para fines personales o comerciales, es totalmente legal.

 

En conclusión, que una obra se encuentre con licencia creative commons, no significa que no cuente con derechos de autor, sino que por el contrario, estos han sido anulados por su autor, para que sea posible que personas ajenas, puedan utilizarla, aunque siempre respetando el tipo de licencia elegida por el autor.

 

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest